Año 2011.

En colaboración con Christopher Price, Alberto Soto, Javier Juliá.

Categoría Concurso de Ideas.

Descripción

El proyecto Hamburg Constellatio se plantea en el ámbito del Concurso Otto Linne Award 2011, organizado por el Ayuntamiento de Hamburgo. El concurso proponía actuar en una zona urbana compleja, en el entorno de la ciudad histórica, en la confluencia de los ríos Elba y Bille. Tras realizar un análisis pormenorizado de la situación actual, el equipo de trabajo propone la creación de un gran parque de 90 hectáreas en el que tengan cabida diferentes núcleos de edificaciones compuestas por contenedores UTE. Dichos núcleos están distribuidos en el plano siguiendo la disposición de algunas de las ciudades hanseáticas: se aprovecha, de este modo, la recuperación de los valores históricos de la Liga Hanseática, organización en la que Hamburgo tuvo un papel capital.

El parque permite homogeneizar una zona degradada que actúa a modo de barrera urbana, inhabitable y sin personalidad, que corre peligro de convertirse en “patio trasero” de los barrios que la rodean. Con este nuevo uso se crea una charnela urbana entre barrios muy distintos entre sí en cuanto a sus usos, y que van a ver reforzada su integración en la malla de la ciudad.

Los pequeños núcleos van a ser espacios destinados a empresas que precisan de una fuerte imagen de marca, como diseñadores gráficos, discográficas, editoriales o empresas de moda, y que en la ciudad no encuentran locales que detenten una personalidad fuerte. Se logra así dar vida al parque y se logra también dinamizar las industrias de las clases creativas, cuyos principios -pensamos- están relacionados con aquellos que inspiraron las sociedades hanseáticas del norte de Europa. El empleo de edificios-contenedores, denominados Smart-TEU en nuestro proyecto, nos relaciona con el puerto de Hamburgo (auténtico motor económico de la ciudad) y también con la sostenibilidad medioambiental derivada del reciclaje y reaprovechamiento de material ya existente.

Dentro del parque se insertarán usos diversos, como el Multifunctional Space. Este espacio, que se genera al soterrar un nudo de autopistas que existe en la zona, se plantea como una colina-hito que destaque en una ciudad plana y carente de referencias topográficas significativas. Además, la colina se sitúa frente al puente histórico del Elba que emplean los vehículos provenientes del sur, y que es la puerta principal de la ciudad. La simbología que adquiere el cruce del río se ve reforzada por un lugar visualmente atractivo en el que, se ubicarán un auditorio de verano y diversos espacios relacionados con el ocio y el deporte.

Otro lugar significativo es el Grossmarkt, mercado de abastos tristemente célebre por ser el foco de la crisis de los pepinos españoles, acusados injustificadamente por ser el foco de E.coli que afectó a la ciudad a mediados de 2011. El mercado, un edificio singular con unas interesantes cubiertas de hormigón laminado, se reconvierte en una zona de after-work, con un amplio espacio para ubicar instalaciones gastronómicas y de ocio. Creemos que la alta población inmigrante existente en la ciudad demandará un complejo en el que puedan degustarse alimentos procedentes de todo el mundo. Junto al mercado se dispondrá un Jardín de Meditación, un recordatorio de la crisis de los spanish pepinos, que ayude a la población a recordar que las acciones políticas deben meditarse debido a las consecuencias que pueden derivarse de las mismas.